El cocker spaniel inglés es un perro muy popular. Cariñoso, juguetón y activo, no todo el mundo sabe que en sus orígenes fue un perro de caza. Hoy lo encontramos en hogares de todo tipo, pero, para disfrutar de su compañía, hay que entender que no son perros falderos. Sigue leyendo y descubre todas las características del cocker spaniel inglés.

Características físicas del cocker spaniel inglés

Se trata de una raza de perros robustos y compactos, de talla media y unos 13-15 kg de peso. El cráneo está bien desarrollado y modelado. Destaca un stop marcado. La trufa es ancha y el hocico cuadrado. Presenta mordida en tijera. Los ojos son marrones, más o menos oscuros en función de la tonalidad del pelaje. Las orejas son de inserción baja, al nivel de los ojos. Son largas, al punto de tocar, extendidas, la punta de la nariz. Destaca el pelaje largo que las cubre. El cuello está musculado y carece de papada.

Por su parte, el pecho está desarrollado y las costillas se disponen bien arqueadas. La cola es de inserción baja. Tradicionalmente se ha amputado, aunque es una práctica

en la actualidad prohibida cada vez en más territorios. Las patas delanteras son rectas y fuertes. En las traseras llama la atención la musculatura. Los pies destacan por sus gruesas almohadillas. Por último, el pelo es de textura sedosa y se encuentra en múltiples colores, tanto sólidos como mezclados.

Carácter del cocker spaniel inglés

El perro cocker inglés es un animal con carácter. Obstinados y muchas veces dominantes, son perros que van a necesitar una educación paciente y firme, nunca violenta, para evitar problemas de conducta que pueden llegar a la agresividad hacia otros animales o incluso personas. Por esto, no es una raza muy recomendable para personas sin experiencia previa en el manejo de perros.

Son tan inteligentes que pueden aprender sin dificultad si les dedicamos tiempo. También destaca su dinamismo y vivacidad. De su socialización y educación depende el éxito en la convivencia. Un cocker bien educado y atendido puede ser un excelente compañero para niños y aceptar perfectamente la presencia de otros animales en el hogar. En cualquier caso, habrá diferencias de carácter notables entre ejemplares.

Cuidados del cocker spaniel inglés

El cocker es un perro activo. Para evitar problemas derivados de una acumulación de energía necesita practicar actividad física a diario. Paseos, no menos de tres al día, juegos o carreras son fundamentales para mantenerlo equilibrado y en forma, ya que, además, son perros con tendencia a engordar. Podrá vivir en un apartamento siempre que se le ofrezca una vida tan activa como él.

Un punto fundamental en sus cuidados es el cepillado de su pelaje. Aunque puede cortarse en una peluquería canina, lo cierto es que el corte tradicional deja largo el pelo de las orejas, el pecho, los flancos o las patas. Se recomienda un cepillado a diario. También es aconsejable adquirir comederos de boca estrecha para que sus largas orejas no se introduzcan en el agua o en la comida. Por desgracia, los cocker son propensos a sufrir diferentes patologías que afectan, sobre todo, a oídos, ojos, corazón, riñones o piel. Vale la pena contar con profesionales de referencia, como los

de las Clínicas Veterinarias Mivet, para que nos ayuden en la prevención y el tratamiento de estos y otros trastornos.